Así fue la relación de Pedro Infante con Ana Martín

“Lo veía junto a mi padre y decía: ¡wow! Algún día seré como él y así fue”, recordó la actriz mexicana

Corría lo mejor que pudo haber dado la época de Cine de Oro mexicano a mediados de los años cuarenta, cuando Pedro Infante recién debutaba en la pantalla grande y salía de la radio local XEB para llevar su característico papel de galán a todo el país.

No obstante, al inicio de su carrera, la destreza actoral fue algo que tuvo que refinar. Al igual que en muchos aspectos de su carrera profesional, tuvo ayuda.

Incluso, Sara García “la abuelita de México” ya había señalado las flaquezas que tenía el “ídolo de Guamúchil”. A inicios de su carrera cinematográfica, la falta de profesionalismo en el set y su personalidad relajada le valían críticas entre el gremio. Algo que en poco tiempo pudo reparar. Tanto Sara como Jesús terminaron por considerar a Infante como un familiar.

Pues el padre de la famosa actriz Ana Martín, Jesús Martínez “Palillo”, lo ayudó a consagrarse como el famoso intérprete que fue hasta el final de sus días. Incluso nombró al histrión como el padrino de Ana.

Los lazos con “Palillo” fueron más allá de solo clases actorales. Jesús tenía fama de ser escuela de actores y grupos musicales. Él preparó a Pedro Infante y ello llamó la atención de una joven Ana. Incluso en repetidas ocasiones aseguró que quedaba atónita al ver a Infante ensayar con su padre. Las clases de teatro eran esenciales para el “Palillo” y las trataba con seriedad.

Ana ha revelado que eran sesiones intensas, pero ello la inspiró a ser la actriz consagrada que es al momento. En stories de Instagram aseguró que “lo logró” en parte, por ver a Infante siendo educado por su propio padre.

“Pedro Infante fue mi padrino, junto a otras grandes celebridades de México, ¡muy talentoso! Lo veía junto a mi padre y decía: ¡wow! Algún día seré como él y así fue”, escribió en una de sus publicaciones más recientes.

Ana Martin, es actriz mexicana de cine y televisión, pasó por una temporada de modelaje cuando cumplía apenas los 17 años, pasión que la llevó a representar a México en el certamen Miss Mundo de 1963.

Luego de alzarse de ser seleccionada para representar a su país, Ana Beatriz Martínez Solórzano viajó hasta el Lyceum Theatre en Londres, Reino Unido, para plantarse ante otras 39 candidatas de todo el mundo.