Así es la casa de Maribel Guardia

La actriz costarricense establecida en la Ciudad de México mostró cómo es el “rinconcito” que habita y en el que permanece aislada esta cuarentena

En este periodo de cuarentena diversos personajes del medio del entretenimiento han compartido fotografías y vídeos desde su aislamiento, imágenes donde el público se puede dar una idea de cómo luce el espacio donde los famosos están pasando el confinamiento domiciliario.

Estas publicaciones suelen ser impactantes para la audiencia, porque da a conocer cómo es el lugar donde habitan las personalidades que ven los medios de comunicación, e incluso “entran” a la intimidad de sus hogares. Sin embargo pocos son quienes lo muestran con todo detalle propiciando una atmósfera de cercanía y calidez con su público.

Tal es el caso de Maribel Guardia, la actriz originaria de San José, Costa Rica, que lleva varias décadas instalada en México, posee una enorme propiedad.

La famosa se mudó al país luego de representar a Costa Rica en el certamen Miss Universo del año 1978, el concurso tuvo su sede en el puerto de Acapulco, y desde entonces la modelo adoptó a México como su segundo país.

Debido a sus compromisos laborales con la empresa Televisa, ubicada en San Ángel Inn, la actriz se instaló a una relativamente corta distancia de ahí, en una propiedad ubicada en la colonia Jardines del Pedregal, al sur de la Ciudad de México.

En un reportaje concedido a Hábitat Solucines, un programa de televisión de su país natal, la ex reina de belleza dejó ver los rincones de la casa que habita y sorprendió al público con los detalles que mostró.

“Esta casa para mí es como un templo, es donde comparto los momentos, donde estoy realmente muy contenta, en paz, y que puedo estar más relajada con mi familia, con mis perritos que los amo”, contó al referirse a sus 8 mascotas, entre las que se cuentan Rusia, Patyshu y Ratatouille.

Cada espacio de la propiedad está diseñado al gusto de la conductora de programas como Muévete, pero, según lo dejó ver, quien en algún momento fuera la esposa del recordado cantautor de música regional mexicana, Joan Sebastian, su jardín es el espacio que más le provee paz y tranquilidad, pues es donde se pone a meditar mientras contempla el enorme árbol.

“Yo me siento aquí a meditar, a disfrutar de la belleza del jardín, me siento tan en paz cuando veo el jardín, espero que ustedes tengan el mismo efecto cuando lo vean. Este es mi árbol, es maravilloso, está lleno de ardillas, hay muchas ardillas en esta zona y me divierto viendo cómo a veces están jugando hasta cinco ardillas ahí. Se comen todas las frutitas de los árboles, qué bueno que se las comen, por ejemplo ahí tengo unas naranjas”, dijo sobre el espacio en el que también se encuentran un columpio, una resbaladilla y un tombling o brincolín, donde su nieto José Julián juega a sus anchas.

Pasando el jardín, lo primero que se ve es una escalera que lleva tanto a la planta alta como al sótano. Con una fachada blanca y una puerta de cristal como entrada principal, en la sala está dispuesto un piano blanco donde Maribel cuenta que su esposo Marcos Chacón y su único hijo, Julián Figueroa, se sientan a tocar.

“Bienvenidos a mi sala, esta sala tiene mucha historia, entre que he recibido personas que amo mucho, amigos, familia, y también aquí se han firmado contratos importantes en mi carrera”, cuenta Maribel mientras la cámara enfoca una pintura que le hicieron “de jovencita”.

Con una capacidad para 10 personas y con un candelabro dorado al centro, el comedor de Maribel Guardia es independiente y no está conectado al resto de las habitaciones, pero tiene puertas que llevan tanto a la sala como a la cocina.

En la emisión, la también cantante dejó conocer su devoción por San Miguel Arcángel, de quien posee una fuente con su figura en medio del jardín y diversas imágenes dedicadas a él adentro de su casa.

“Le hice una promesa hace unos años, me invitaron a cantar y yo no sabía que era en una iglesia…resulta que el patrono del pueblo era San Miguel Arcángel, desde ese día le dije que le prometía devoción y que siempre le iba a dar honor, le iba a rendir mi amor y mi respeto, tengo muchas lámparas de San Miguel Arcángel, cuadros, una fuente y sobre todo está en mi corazón siempre”.

Las cámaras del programa también captaron el gimnasio en el que la modelo de 60 años se ejercita dos veces por semana, por lo que en esta cuarentena el perder su tonificada figura no representa una amenza para la estrella. En ese espacio la decoración está constituida por espejos y las portadas de revistas en las que ha aparecido, como una especie de “egoteca” o inspiración para mantenerse en forma y seguir manteniéndose en la preferencia de su público. “Aquí está mi altar al ego, mi mamá me dijo “por qué no pegas las revistas en las que has salido”, y así fue que rescaté algunas”.

Un enorme closet no podía faltar en la casa, mismo que se divide en una sección con ropa para todos los días, y que sirve para contener vestidos, jeans, botas, bolsas, blusas y toda clase de vestuario casual, y otra área aún más grande con los accesorios e indumentaria propias de sus espectáculos: penachos, vestidos con pedrería e incluso alas.

La protagonista de la telenovela Prisionera de amor reveló que contar con un armario de ese tamaño no tiene por qué considerarse una extravagancia, dada la naturaleza de su profesión.

En la recámara de la estrella, la decoración brilla en tonos dorados y cuenta con un espejo que cubre medio muro y que por su forma y disposición que evoca la forma de un tocador de camerino, y también cuenta con un sillón reclinable.

El luminoso hogar de Maribel Guardia, en el que el tono predominante es el blanco, también cuenta con dos balcones, una terraza desde donde se ve todo el jardín, una pequeña piscina techada y climatizada y una cochera para los vehículos de la familia.