“Luis Miguel, la serie”: revelan que Luisito Rey le daba drogas al cantante para combatir el cansancio

  • El cantante tenía tan solo 12 años cuando lo obligaban a consumir sustancias para cumplir con sus obligaciones laborales

La serie de la vida de Luis Miguel producida por Netflix sigue dando que hablar. Una parte del quinto episodio fue censurada por la cadena norteamericana Telemundo por una escena de sexo explícito, y el sexto capítulo vuelve a estar en el centro de la polémica por las fuertes revelaciones sobre la infancia del cantante.

El episodio en cuestión se sitúa en 1982, en plena ascendencia de la carrera de El Sol de México. El cantante destina todas las mañanas al rodaje de Ya nunca más, su primera película, y por las noches sigue con sus shows.

Con tan solo 12 años, el joven Luis Miguel no puede seguir con ese ritmo de vida. Está visiblemente cansado, se olvida el guión y no tiene fuerzas para salir al escenario por las noches. El médico de la productora lo revisa y emite un pronóstico preciso: Micky, como le decían en aquella época, necesita descansar y llevar una vida más acorde a su edad.

Pero su padre no cree que sea momento para descansar, por eso le da efedrina a su hijo: una sustancia que también le habían suministrado a él en sus épocas de cantante. El médico se opone, pero calla a cambio de un ofrecimiento económico.

Finalmente, tal como se puede observar en la serie de Netflix, Luis Miguel se desmaya en plena grabación de Mamá, mamá, uno de los temas de la película Ya nunca más.

Recientemente, el histórico director del Festival de la Canción de Viña del Mar, Sergio Riesenberg, se había manifestado respecto al vínculo de Luis Miguel con las drogas y también con la prostitución en el ciclo mexicano Sale el Sol: “Ningún niño que vive encerrado en la pieza de hoteles del mundo, y al que entretienen con prostitutas, puede ser feliz. Un niño que no se relaciona con amigos de la misma edad, que no fue al colegio, que no estudió… No puede ser feliz. No hizo una vida de niño o de joven”.

“Luis Miguel es un muchacho encantador que fue explotado; primero por sus padres, y luego por empresarios inescrupulosos”, aseguró.